viernes, 8 de octubre de 2010

Conflicto Armado y Desplazamiento Nariño, Tolima, Cauca, Valle del Cauca y Huila2008

CONFLICTO ARMADO Y DESPLAZAMIENTO EN LOS MUNICIPIOS DE CAUCA, HUILA, NARIÑO, TOLIMA Y VALLE DEL CAUCA DURANTE EL AÑO 2008

DESPLAZAMIENTO FORZADO
El conflicto armado en Colombia está relacionado con la disputa por el control del territorio por parte de distintos agentes armados. El territorio se convierte en un espacio de poder al ser el soporte material de un interés económico, sirve como lugar para llevar a cabo prácticas ligadas al narcotráfico, desde los llamados “cultivos ilícitos”, la construcción de “cocinas” o laboratorios donde se procesa la coca o se extrae la heroína, hasta la utilización de territorios como corredores del tráfico de narcóticos. Este conflicto se lleva a cabo por grupos armados ilegales como las FARC EP, las Autodefensas, y otras bandas emergentes, pues el monopolio de la coacción física en Colombia no sólo le pertenece al Estado, sin embargo el Estado también contribuye a esta disputa por el control del territorio a través de la fuerza y el poder militar. De esta manera se da una apropiación forzada del territorio, los habitantes también son sometidos por los distintos agentes armados y expropiados de sus tierras, pero además los obligan a hacer parte del conflicto, no sólo violentándolos, también obligándolos a tomar partido por uno de los bandos, “Es aquí donde se lanza un <<ultimátum>> que provoca el desplazamiento forzado de civiles hacia las urbes u otras zonas rurales al ser calificados como <<colaboradores>> del bando expulsado”[1].
Mediante las cifras procuradas en  los Boletines Diarios del Das y procesadas por el Observatorio del Programa Presidencial de DDHH y DIH - Vicepresidencia de la República, podemos analizar el fenómeno del desplazamiento forzado (exclusión de población) en los cinco departamentos mencionados – Cauca, Huila, Nariño, Tolima y Valle del Cauca durante el año 2008. Se hará una descripción sobre la dinámica del desplazamiento a nivel local de cada departamento, es decir en cada uno de sus municipios, tratando de dilucidar los elementos concernientes al conflicto armado que se explicarían como las causas del desplazamiento, pretendo hacer un tratamiento especial del análisis en cada departamento.
 De los cinco departamentos observados, el mayor número de desplazamientos forzados en el 2008  lo tiene el departamento de Nariño 32.242 cifra que representa el 31% de los desplazamientos totales en la región; seguido del departamento de Tolima con 20.824 desplazamientos, Cauca con 19.810, Valle del Cauca con 19.533 y en el Huila 9.242 desplazamientos.

NARIÑO
En este departamento (Gráfico 1.) el desplazamiento se concentra principalmente en los municipios de Tumaco, representa el 27% del total de desplazamientos en Nariño para 2008, una cifra bastante elevada; entre los demás municipios con presencia considerable de desplazamiento, se encuentran: Barbacoas 12%, Samaniego 8% y Policarpa 9%. Más de la mitad de la cifra de desplazamiento (56%) se encuentra ubicada en estos 4 municipios. Considero relevante situarnos en el 39% de desplazamientos que se dan en Tumaco y  Barbacoas, municipios con características similares, gran extensión territorial, situados hacia la zona pacifica del Nariño y donde habitan población afrodescendiente. Según el Diagnóstico Departamental de Nariño 2003-2008, del Observatorio del Programa Presidencial de Derechos Humanos y DIH, en las comunidades afrodescendientes de Nariño existe una marcada presencia de los grupos armados ilegales (FARC-EP, ELN, Autodefensas y otras bandas emergentes, por ejemplo la Organización Nueva Generación, las Águilas Negras y los Rastrojos) que se han expandido, de manera conjunta con los cultivos ilícitos en la zona, principalmente laboratorios, cocinas. Según este informe el común denominador que ha agrupado a estos grupos armados ilegales ha sido el negocio del narcotráfico, lo que ha desencadenado una serie de disputas y enfrentamientos. La expansión de los grupos armados y sus prácticas en torno a la producción de cocaína se atribuye a que a raíz del Plan Patriota desarrollado por el gobierno de Álvaro Uribe en el 2004, estas prácticas se trasladaron desde el Putumayo y el Caquetá hacia esta zona de Nariño. Bajo este panorama en el que se encuentran los dos municipios – Tumaco y Barbacoas, podemos explicar su predisposición al desplazamiento forzado, la disputa por el  monopolio por el negocio de la cocaína configura una confrontación armada en la zona, que se intensifica debido a la proliferación de grupos emergentes y la presencia de las FARC EP, además de la confrontación con la Fuerza Pública, estos municipios se enfrentan a una “fase de vulnerabilidad, la cual se ve reflejada en el registro de extorsiones, homicidios selectivos y amenazas para evitar la colaboración con la Fuerza, Pública y para que estas estructuras mantengan su dominio sobre la cadena del narcotráfico”[2].

TOLIMA
En Tolima (Gráfico 2.) la dinámica de desplazamiento tiene una cobertura departamental uniforme, es decir que la encontramos presente en todos los municipios, aunque en Alpuarra, Piedras, Melgar y Suárez se presente en ínfimas proporciones. Municipios como Chaparral, Ibagué, Planadas, Líbano y Ríoblanco tienen una proporción bastante elevada del desplazamiento del departamento, la mayoría de estos municipios están situados en la zona occidental del Tolima que limita con los departamentos del Valle del Cauca y Cauca. Pero en todo caso las diferencias entre los municipios no son tan marcadas como en el caso del Nariño, no hay un grupo específico de municipios en los que incida gran proporción de  la violencia que produce el desplazamiento. El municipio que expulsa más número de personas es Chaparral y sin embargo, no sobrepasa el 10% de desplazamiento del total de Tolima. El periódico el Tiempo[3], publica en diciembre de 2008 un artículo basado en un estudio de El observatorio de Paz y Derechos Humanos de la Universidad del Tolima; este estudio arroja resultados interesantes, por ejemplo nos habla acerca de las quejas presentadas ante la Defensoría del Pueblo regional Tolima, las quejas están dirigidas hacia el Estado, por su participación – no sólo por omisión – sino de manera activa en el desplazamiento; se denuncian agresiones por parte de organismos de seguridad estatal, entre los municipios que denunciaron se encuentran Chaparral, Alpujarra, Ibagué, Líbano, entre otros. También se mencionan hostigamiento por parte de grupos paramilitares, en los municipios de Armero-Guayabal, Fresno, Planadas, Villahermosa y Mariquita, el 19% de los desplazados señalan a los paramilitares como los agentes armados causantes del desplazamiento. Según esta información podemos concluir que en los municipio donde más población abandonó sus tierras, el Estado tuvo gran responsabilidad, al igual que grupos Paramilitares, al parecer es de gran importancia la cuestión del orden sobre este departamento. Los agentes armados varían de una región a otra, al parecer se encuentra mayor precariedad del Estado en los municipios analizados en Nariño, mientras que aquí hay una contribución abusiva por parte del Estado, debido tal vez al hecho que durante el 2008  se llevo a cabo un amplio programa de erradicación de cultivos ilícitos en varias zonas del país, incluyendo el departamento de Tolima.


CAUCA

Argelia, El Tambo, Patía, Timbiquí, López y Toribio; son los municipios que presentan mayor números de desplazamientos del departamento (Gráfica 3.), sin embargo en todos los municipios se presenta desplazamiento. Observamos una dinámica análoga a la de Nariño en este caso, son los municipios situados hacia al occidente, en el Litoral Pacífico los que presentan mayor número de desplazamiento, nuevamente la población afrodescendiente es la más perjudicada. La razón del alto número de desplazamiento es  - Según informes del Observatorio de DDHH de la Vicepresidencia de la República – la propagación de cultivos ilícitos por el Pacífico, como sabemos, se trasladaron desde Putumayo y Caquetá hacia Nariño, siguiendo la ruta del Pacífico llegaron al Cauca, como protección también de los programas de erradicación de cultivos adelantados por el gobierno. “A medida que las fumigaciones y erradicaciones también se intensificaron
en Nariño, se evidenció un proceso de difusión del cultivo de coca por la región Pacífica, convirtiéndose de esta manera el Pacífico caucano en un territorio de siembra, de aumento en los índices de violencia, de presencia de actores armados irregulares y en escenario de vulneración de los derechos de las comunidades afrocolombianas que habitan esta región por parte de las agrupaciones armadas y de narcotraficantes que actúan en esta región caucana”[4].
Además durante este año las confrontaciones entre grupos armados ilegales y la fuerza pública no tuvieron gran intensidad, razón por la cual municipios del norte del Cauca que han sido fuertemente azotados en otros años por este tipo de enfrentamientos no presentaron cifras elevadas de desplazamiento.


Valle del Cauca

En este departamento (Gráfica 4.) pasa algo muy interesante, que corrobora lo que hemos visto en Nariño y Cauca, el municipio con mayor porcentaje de desplazamiento es Buenaventura, con el 65% del total departamental, el fenómeno se concentra en este municipio, ya que en los demás tiene porcentajes ínfimos que sólo en Cali alcanza el 5% y en Tuluá  alrededor del 4%. Volvemos a ubicar el mismo problema, en el caso de este departamento en un informe de la Secretaria de Salud de la Gobernación del Valle del Cauca, “la presencia de actores armados y la imposición de sus normas, limitan el disfrute y dominio del territorio y obligan al desplazamiento o al confinamiento forzado  (…)Afecta la identidad territorial, en tanto que se va sintiendo falta de respeto, afecto y apropiación del territorio expresados en el préstamo, alquiler o venta forzada o consentida, de terrenos familiares y/o colectivos foráneos”[5]. La apropiación de tierras por parte de grupos armados para el cultivo  y procesamiento de cocaína genera en el Litoral Pacífico de los tres departamentos Cauca, Nariño y Valle (hasta ahora han sido estos tres los analizados, no sé aún para el caso del Chocó) configura las relaciones sociales entorno a la expropiación de tierras y sometimiento de los pobladores que causan tal impacto social al punto de que la única alternativa es emigrar.

HUILA
La gráfica del Huila (Gráfica 5.) nos ilustra una dinámica similar a la del Tolima; el desplazamiento tiene una cobertura regional, está presente en todos los municipios – a excepción de Elías –. Los municipios donde el porcentaje de desplazamiento se eleva más son Neiva, Pitalito, Algeciras, Colombia y Garzón. En el Huila hacia el 2008, la presencia de las FARC EP es determinante en el desplazamiento, debido a la fuerza que tienen en la dinámica de la violencia en este departamento. El desplazamiento surge como opción ante el temor que inculcan en la población civil,  como producto de sus ofensivas, como las minas antipersonal, homicidios y extorciones. En el municipio de Colombia se registró un desplazamiento masivo en el mes de marzo debido a la presión que ejercían sobre la población los frentes 17, Angelino Godoy, y 25 de las FARC EP, este municipio ha sido objeto de siembra de minas antipersonal para detener la persecución que adelantaba la Fuerza Pública[6].

Acciones Armadas Por Iniciativa de la Fuerza Pública
Departamento del Cauca 2008
El hecho de que en la zona pacífica del departamento del Cauca se hayan incrementado los cultivos ilícitos a causado gran preocupación por parte del Estado, lo que ha llevado a incrementar el pie de fuerza en dicha región. La fuerza pública se manifiesta en este departamento a través de la Brigada No. 29 localizada en Popayán y cubre casi todo el departamento a excepción del norte que es jurisdicción de la Tercera Brigada. También ya en el 2008 contaba con el Batallón de Alta Montaña Benjamín Herrera. En la región pacífica  del Cauca opera la Armada Nacional a través de la Fuerza Naval del Pacífico, y el Batallón Fluvial de Infantería Marina No. 10. Además los agentes de control cuentan con  brigadas móviles, la red de informantes y el programa de “Soldados Campesinos”.[7] Toda una artillería pesada de combate contra cualquier grupo armado ilegal, pero también la población civil es muy propensa a cualquier tipo de agresión. Por esta razón, un 49% de las acciones armadas emprendidas en el 2008 en el departamento del Cauca fueron por parte de la Fuerza Pública, es decir que la mayoría de acciones violentas están bajo responsabilidad de ésta.



Estas acciones tienen lugar principalmente a municipios como Patía, Páez, El Tambo, Toribio,  Mercaderes, Bolívar, Jambaló y Argelia; en la mayoría de estos municipios se encuentran asentamientos indígenas, que coinciden con los territorios ocupados por la guerrilla, razón por la cual resultan siendo  gravemente afectados por los  combates entre FARC y Fuerza Pública. En ocasiones tienen que dejar sus tierras, otras veces sufren abusos de autoridad por parte de la fuerza pública.

Algo similar sucede con Timbiquí, municipio de población afrocolombiana, caracterizado por una precaria situación humanitaria, por lo que se ven también gravemente afectados por los conflictos armados.



[1] Javier Iván Soledad (2007). Las Migraciones Forzadas: El Desplazamiento Interno en Colombia. Cuadernos Geográficos, número 041. Universidad de Granada. Granada, España. Pp. 176-177
[2] Diagnóstico de la situación de los municipios habitados por las comunidades afrocolombianas priorizadas por la Honorable Corte Constitucional en el departamento de Nariño. Observatorio del Programa Presidencial de DH y DIH. Vicepresidencia de la República. Artículo digital consultado en:  http://www.derechoshumanos.gov.co/observatorio_de_DDHH/documentos/DiagnosticoAfro/Narino.pdf. el día 7 de octubre de 2010.

[3] Desplazamiento aumenta en un 76 por ciento en el departamento, según estudio de la U. del Tolima” En: El Tiempo, 2 de diciembre de 2008. Archivo en línea: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-4700384, página consultada el 7 de octubre de 2010.


[4] Diagnóstico de la situación de los municipios habitados por las comunidades afrocolombianas priorizadas por la Honorable Corte Constitucional en el departamento de Cauca. Observatorio del Programa Presidencial de DH y DIH. Vicepresidencia de la República. Artículo digital consultado en: http://www.derechoshumanos.gov.co/observatorio_de_DDHH/documentos/DiagnosticoAfro/Cauca.pdf consultado el  día 7 de octubre de 2010. Pp. 6

[5] Desplazamiento y Población Afro en el Valle del Cauca. Gobernación del Valle. Secretaria Departamental de Salud. Presentación en PowerPoint, disponible en línea:
[6] Diagnóstico Departamental de Huila. Observatorio del Programa Presidencial de DH y DIH. Vicepresidencia de la República. Artículo digital en línea: http://www.derechoshumanos.gov.co/observatorio_de_DDHH/departamentos/diagnosticos/2008/huila.pdf  página consultada el 7 de octubre de 2010
[7] Op. Cit. Diagnóstico de la situación de los municipios habitados por las comunidades afrocolombianas priorizadas por la Honorable Corte Constitucional en el departamento de Cauca.

1 comentario: